Vocal de Enrédate, ponente en el Congreso Nacional de Ecología

NOTICIAS - Rosario Ecologia 20083 de diciembre, 2008
Rosario Jiménez, voluntaria y vocal de la Junta de Enrédate Fuencarral, quien acudió en esta ocasión en representación de la FEREDE (representantes de los protestantes de España ante el Estado), fue ponente del Congreso Nacional de Ecología celebrado en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid bajo el lema: «El reto es actuar».

Rosario intervino, junto a representantes de otras confesiones, en la mesa redonda sobre Ecología y Religión ofrenciendo su perspectiva sobre la vinculación de sus creencias con la visión y práctica ecológica. Su participación versó principalmente sobre la necesidad de comprender que, según sus propias palabras: «el ser humano, en cuanto imagen de Dios, no está llamado a convertirse en un expoliador, ya que la forma de ejercer autoridad que nos enseña Jesucristo mediante su vida y palabras es la de servir». En base a este principio, la vida del creyente debería estar en consonancia con el respeto y cuidado de la Naturaleza en la que se integra, participando de ella. «Sin embargo» – apuntaba – «a lo largo de la historia se han cometido abusos en esto sentido, lo que podría llegar a definirse como ecopecados en referencia a aquellas actuaciones que yerran el blanco de la voluntad de Dios».

ALGUNOS EJEMPLOS DE COMPROMISO ACTIVO CON EL MEDIO AMBIENTE
Durante su intervención, la colaboradora de Enrédate hizo participes a todos los presentes de algunas de las iniciativas concretas que a nivel internacional se están llevando a cabo por entidades protestantes españolas en su visión de trabajar a favor del respeto al medio ambiente. Rosario Jiménez finalizó su exposición con las siguientes palabras del biólogo protestante Antonio Cruz: «la crisis ecológica nos recuerda que es imposible la buena ciencia si detrás no hay también una buena conciencia y esto solo es posible si se acierta a sustituir el egoísmo por el altruismo. Los cristianos debemos asumir la responsabilidad que nos toca para solucionar aquellos problemas ecológicos que están en nuestras manos. Dios espera precisamente esto de cada uno de sus hijos y la situación actual de la creación lo necesita urgentemente. Tal y como escribió San Pablo: Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios (Romanos 8:19). Así pues, quien se confiesa creyente en el Dios Creador no puede destruir la naturaleza de la que forma parte. Sería una incoherencia absoluta.»

Fuente: FEREDE | Fotografías: Manuel G. Lafuente. Adaptado por Enrédate.